Seleccionar página

El último de los atropellos del actual Gobierno parece haber llegado hasta las instancias de la UE. El intento de modificación del sistema de elección del CGPJ, que es uno de los golpes más descarados del actual régimen en su camino de destrucción de la Justicia, ha llamado la atención del Eurogrupo.

Muchas voces se han levantado pidiendo una intervención supranacional que pare los pies a Sánchez, pero ¿de verdad que la UE intervendrá? Ya sabemos que la principal preocupación de “Europa” es el dinero y que, en principio, recelan del gobierno pues sospechan que el fondo de ayudas acabará en la basura. Pero si lo pensamos bien, no hay un solo proyecto de Sánchez que no cuente en realidad con el asentimiento de la UE habida cuenta de que ideológicamente afines. La transición ecológica que parece una nueva locura del Gobierno, no es sino uno de los planes de la agenda internacional 20-30, suscrita y fomentada por la UE, por poner un solo ejemplo. 

Quiero decir con esto que a la UE no le importa el destino de sus ayudas. Tampoco conviene a algunos países que España tenga un rendimiento económico óptimo. Por todo ello, parece ser que la preocupación de la UE está en que en España se corre el riesgo de una autentica calamidad que lastraría la economía de la zona. Pero no nos engañemos, es esto, y solo esto lo que preocupa en Europa: que a España le vaya demasiado mal, no que le vaya mal.  Por esta razón desconfío y no espero ninguna intervención extranjera que, por lo demás, sería una humillación para todo el pueblo español, aun cuando no pueda soportar más el poder tiránico del Gobierno. Si bien los 100.000 Hijos de San Luis reestablecieron en su día el poder soberano, su intervención supuso ante todo un descrédito hacia ese poder tambaleante e ineficaz, no debiendo haber alegría alguna en el hecho de que se tutele a España desde fuera aunque sea para bien, ya que ello significa que hemos renunciado a nuestra mayoría de edad.