Según la tradición, la primitiva Iglesia encargó a Santiago la evangelización de Hispania. Llegado a sus costas, se trasladó a la Gallaecia donde predicó, destacando de entre sus discípulos siete, los siete Varones Apostólicos, a los que tomó como ayudantes. Sintiendo...